Aló FONCOPES
01-2074925
(Línea de teléfono gratuita para absolver tus consultas, dudas y recomendaciones)

Víctor Manuel Risco Bocanegra

Necesidad obliga

Heredó de su padre el espíritu empresarial, porque desde niño lo ayudó en su trabajo. Sin embargo, cuenta también que su papá insistía siempre en la necesidad de que estudiara. Tanto que, una vez que terminó la Secundaria, viajó a Lima e ingresó en una universidad de la capital.

“Quería ser como mi padre, un gran emprendedor en los negocios —dice Víctor Manuel—. Él me enseñó a trabajar y me inculcó el deseo de aprender siempre”.

Decidió independizarse cuando se comprometió con su pareja, pero la recesión entonces imperante lo llevó al mundo de la pesca, donde empezó a trabajar como cocinero. “En realidad —cuenta—, yo no sabía cocinar, de modo que para mí fue todo un descubrimiento. La necesidad me obligó a aprender”.

Otra de las dificultades a las que debió hacer frente fue el paso de tierra a mar: “cuando estás acostumbrado a trabajar en tierra, es bien difícil adaptarse al mar. Se me hizo bien duro, más que todo porque no tenía experiencia. Demora aprender”, recuerda.

Cuando la embarcación en la que trabajaba fue liquidada por la empresa, que optó por convertirla en una nave más grande, decidió acogerse al Decreto Legislativo N° 1084. Fue así como se le abrió la posibilidad de volver a estudiar. Consciente de que podía aprovechar la experiencia acumulada, optó por matricularse en la ECAP Atlanta para estudiar Gastronomía. “Recordé mis tiempos de cocinero en la nave y decidí embarcarme en esta nueva aventura”, comenta.

Dice Víctor Manuel que los tres años que ha pasado en Atlanta le han permitido no solo actualizarse en las nuevas técnicas de cocina, sino también lograr una formación completa relacionada con este negocio. Ya no basta una excelente sazón: los nuevos tiempos exigen una gestión ordenada, procesos eficaces, cuentas claras, saber posicionar y vender una marca. Todo eso lo ha entendido bien.

“Ahora —cuenta—, con mi esposa y mis hijos estamos haciendo una empresa familiar que está creciendo poco a poco. FONCOPES me ha asesorado en toda esta experiencia, por lo que recomiendo a las personas que decidan aprender a trabajar en este rubro que tomen este camino”.

En los tiempos que corren, el proceso de conocer no se detiene nunca.

Conozca otros casos de éxito